La Manterita

Canción porteña

Letra: Regina Satz

 

Como soplada por el viento a la arboleda

la mantera paragua Manterita

desarmará su vuelo ceniciento

en la plaza de Constitución.

 

Por su destino de bagallos como sombras

vendrá el río a secar sus lagrimitas.

Sólo tendrá este cacho de vereda,

desde lejos se huele el olor.

 

De tres naranjas

que saben a ella

y un amor a media cuadra

que aún no conoció

cuando el mate de ayer amanezca

con la yerba lavada y sin color.

 

Cuando se enjuaguen en la noche sus mejillas

bajo el gesto de un húmedo pañuelo

desplumará la luz de un nuevo día

en los ojos cerrados del sol.

 

Y volverán a retorcerse entre los trapos

sacudiendo las huellas de su cuerpo,

la soledad caída de rodillas,

y la cáscara gris del dolor.